Trucos básicos para viajar en avión

El avión se ha convertido en el principal medio de transporte para viajes largos. No obstante, el avión genera ciertos miedos a los que se enfrentan por primera vez a un trayecto en avión y, también, a usuarios que ya han volado otras veces.

Para que el vuelo no se convierta en una experiencia traumática, los días previos es recomendable llevar a cabo algunas actividades para estar más relajados. Por ejemplo, la maleta debe estar preparada con algunos días de antelación, dejarlo para el último día podría generar un estrés totalmente innecesario. También es aconsejable tratar de dormir más horas los días previos y disminuir el consumo de tabaco, alcohol, café o cualquier otra sustancia que pueda producir excitación. Para embarcar, elige ropa y calzado cómodos. El objetivo es subir al avión totalmente relajado, sin cansancio acumulado.

Una vez a bordo es fundamental seguir todas las instrucciones que nos proporcionen las azafatas de vuelo. También se recomienda comer como y, como mucho, tomar sólo una copa de alcohol. Beber agua es muy importante ya que el aire seco de la cabina deshidrata, como mínimo hay que beber un vaso de agua cada hora de vuelo. Mover las piernas minimiza la congestión venosa por la falta de espacio. La música de los canales de audio del avión facilita la nivelación de la actividad eléctrica cerebral. Por último, llevar distracciones como libros, revistas y pasatiempos ayuda a que el viaje sea más llevadero y pase más rápido.

Con estos consejos tan sencillos, la experiencia en las alturas será mucho más llevadera y una vez en el destino el disfrute será desde el primer momento. Sin necesidad de perder un día de vacaciones para reponer fuerzas… ¡felices vacaciones!

This entry was posted in Consejos. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *