¿De verdad puedo volar sobre el agua?

Esta es una pregunta que a menudo se hace mucha gente al ver en la televisión o en Internet como la gente se maneja en FlyBoard, especialmente cuando lo hacen profesionales capaces de moverse sobre el agua como si tuvieran alas. Es evidente que nadie aspira a hacer lo mismo la primera vez, pero ¿es posible volar sobre el agua la primera vez que se acude a practicar este deporte?

Sí. Así de clara y rotunda es la respuesta. Todo el mundo puede volar sobre el agua con un FlyBoard si se lo propone. No es necesario ser un gran deportista ni tener cualidades especiales, cualquier persona normal, con una forma física media y muchas ganas de pasarlo bien puede vivir esta experiencia.

El primer paso es acudir a un punto de alquiler de FlyBoard y accesorios para asegurarse todo lo necesario para poder realizar esta práctica, por ejemplo en Ibiza yachting hay varios de ellos. Seguramente, te encuentres con que en zonas turísticas hay muchos lugares distintos en los que alquilar este tipo de servicios. Entonces ¿cómo sabemos cuál es el mejor?

Hay que fijarse en dos cosas principalmente: el estado de los equipos y la experiencia de los monitores. En la página Web de cada centro puedes obtener información sobre los equipos que utilizan y en muchos casos también sobre su antigüedad. Si son distribuidores lo habitual es que tengan un mercado asegurado para los equipos de segunda mano, por lo que renueven con mucha asiduidad.

También es importante contar con buenos monitores con experiencia. Algunos monitores de Flyboard saben manejar los aparatos y poco más, pero no son ni mucho menos expertos en este deporte. Si te atiende un verdadero experto vas a notar la diferencia, porque sabrá cómo explicarte qué tienes que hacer y darte los trucos exactos para que puedas mantenerte en el aire.

Uno de los problemas cuando se acude por primera vez a subirse en un FlyBoard es que si no se reciben las instrucciones adecuadas se corre el riesgo de pasarse más tiempo en el agua que sobre ella. Pero con un buen profesional, lo normal es que todo el mundo pueda vivir la experiencia de elevarse sobre el agua y aguantarse el tiempo suficiente como para poder disfrutarlo realmente.

Como suele ocurrir en estos casos, no es tan difícil como parece, sólo es cuestión de saber qué es lo que tienes que hacer en cada momento.

This entry was posted in Consejos. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *